Lago de Amatitlán está condenado a morir

Los paseos en lancha, los platillos típicos, dulces artesanales y el emblemático teleférico podrían ser solo recuerdos fragmentados y nostálgicos, de no tomarse acciones drásticas para rescatar el Lago de Amatitlán.

Aferrado a vivir, ese valioso recurso afronta problemas graves de contaminación, consecuencia del rápido crecimiento habitacional de los municipios con los que comparte la cuenca.

Aunque Amatitlán es el que tiene la playa pública más popular del lago, son 14 los municipios que comparten la cuenca y siete tienen influencia directa en ella, pero no todos se hacen responsables de su cuidado.

Se muere

Según el director de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca y del Lago de Amatitlán (Amsa), Edvin Ramos, en poco menos de 25 años el lago podría convertirse en un pantano.

Agregó: “El lago tenía una profundidad de 33 metros, y ahora tiene unos 18 metros y cada año se pierde más o menos uno de profundidad”.

Ramos refiere que son millones de toneladas de sedimentos y basura que ingresan cada año en el lago, principalmente a través del río Villalobos.

Entre los principales contaminantes del manto está la producción industrial, residuos sólidos, líquidos y aguas residuales domésticas.

Las aguas residuales, según cálculos de Amsa, constituyen el 86 por ciento del líquido superficial que ingresa en el lago, mientras que las aguas industriales representan el 14 por ciento, lo que equivale a una elevada producción de algas y plantas acuáticas en el manto lacustre.

En cuanto a la basura que se deposita diariamente, se estima que son hasta 2.25 millones de libras de basura que recibe al año.

La vicepresidenta de la República, Roxana Baldetti, en declaraciones al conocer la memoria de labores de Amsa del 2012, precisó que se invirtieron Q14 millones en el saneamiento, pero son insuficientes.

Baldetti aseguró que para el 2013 se ha pedido a los ministerios de Energía y Minas y de Ambiente ser más drásticos en la autorización de licencias a las industrias, debido a que figuran como las mayores responsables en la contaminación.

Acciones

Ramos, al presentar el informe de labores de Amsa el año pasado, insistió en la necesidad de invertir en un estudio para determinar el daño y las medidas inmediatas para rescatarlo y en qué tiempo.

El director de Amsa también informó que se ha enrocado y protegido la cuenca el río Villalobos, se obtuvieron cinco plantas de tratamiento y se espera construir una megaplanta para el 2015.

Actualmente funcionan ocho aireadores que oxigenan el lago. El costo de la energía eléctrica que consumen, de acuerdo con la vicepresidenta, asciende a Q25 mil mensuales.

AGÓNICO PATRIMONIO
14.9 km cuadrados es la superficie total del Lago de Amatitlán.
18 metros se calcula que es la profundidad actual del manto lacustre.
14 municipios comparten la cuenca, y de estos siete en forma directa.
Q14 millones es el presupuesto actual de Amsa para el cuidado

Anuncios

Publicado el 8 julio, 2013 en Medio ambiente. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: